Sabemos que la pasión por el fútbol mueve nuestras fibras, pero es evidente que lo hace de maneras diferentes. No todos somos iguales a la hora de apoyar a nuestro equipo, tenemos matices que nos encasillan en un tipo de aficionado.

El director técnico: ¡Lo sabe todo! Conoce nombres, posiciones y habilidades de cada jugador, seguro tiene una mejor estrategia que la del técnico.

El incondicional: Los acompaña hasta el final no importa si ganan o pierden, él está ahí para defender los colores de su equipo. Es ese hincha que no se pierde ningún partido, que grita, canta y reniega.

El religioso: Dios mío, este aficionado eleva sus plegarias y encomienda al equipo completo para que el todo poderoso los ilumine. Durante el partido promete cosas imposibles de cumplir, con el pitazo final se le olvidan. 

El optimista: Pueden ir perdiendo 5-0 pero él sabe que su equipo va a remontar, pueden estar al final de la tabla de posiciones, pero cree y confía en su equipo plenamente.

El pesimista: El equipo puede ir ganando, pero sigue viendo falencias en los jugadores, en el técnico, está siempre preparado para perder.

El que no sabe sino el nombre de su equipo: Es el que tiene todo del equipo, la camiseta, la pantaloneta, las medias, el cubrelecho… pero no sabe ni quienes juegan en el equipo.

El comentarista: Tiene el análisis del partido desde el minuto 1, sabe la alineación, los posibles cambios y cada jugada tiene una descripción profunda y acertada.

Y tú, cuéntanos qué tipo de hincha eres.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *